No exageramos al decir que este debut del catalán Álex Serra es un viaje en todos los sentidos, sean literales o figurados. Serra es un bohemio que ha vagado por medio mundo, en particular Sudáfrica y Sudamérica, con todas las consecuencias y connotaciones. Hay tierra y aire en este álbum, hay mucho dub pero también mucha chicha. Hay conexión con las raíces y los orígenes, al igual que los ambientes más etéreos sugieren rituales, magia, sustancias de todo pelaje. Serra es un alma libre que canta en inglés hasta que se pasa al castellano, que recuerda a las músicas del mundo (¿no es acaso Real World el nombre del sello étnico de Peter Gabriel?) pero más aún al soul místico y digital de un James Blake mediterráneo. Todo aquí es entre sensual e hipnótico, a lo que no puede ser indiferente la presencia de Toti Aremany, el productor que se sacó de la manga a Dusminguet. A partir de ese punto empiezan a encajar las piezas en el puzzle de este álbum enigmático y seductor, un disco que suena rabiosamente apátrida porque esa seducción de la que hablamos no sabe de geografías. Tampoco es de extrañar que la firma discográfica la aporte Mundo Zurdo, la factoría que en estos momentos también presta cobertura a Macaco o Green Valley. Así de localista y global, a un tiempo, resulta ahora mismo esta escudería fonográfica capaz de acoger disparos tan vitalistas como Human, un puro chispazo de vida. Serra genera la fascinación de los interrogantes: listo como un zorro, libre como un lobo solitario, semidesnudo en su carrera campo a través.

3 Replies to “Álex Serra: “In the real world” (2019)”

  1. Alex, emocionas constantemente. Eres un gran genio creativo musical y visualmente que llegas hasta el fondo del alma. Queremos más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *