Algún día habrá que homenajear como se merece a James Grant, uno de esos autores mayúsculos que no ha logrado zafarse plenamente aún del abrazo del anonimato. Guitarrista y coautor de buena parte de estos temas de Friends Again, dejaría la banda para constituir los casi tan deliciosos Love & Money y luego ha dejado rastro de su exquisita escritura con varios álbumes en nombre propio y composiciones, hermosísimas, para nutrir el cancionero en solitario de Karen Matheson (Capercaillie). Pero a principios de los ochenta, en ese hervidero permanente de pop inspirado que ha sido y sigue siendo Glasgow, Grant era un joven guitarrista brillantísimo al que reclutó el misterioso cantante Chris Thomson para redondear la alineación de un grupo en el que todo parecía tocado por la varita de la elegancia, empezando por su nombre: Amigos de Nuevo. El enamoramiento fue instantáneo cuando empezamos a saber de esta formación, de la que nos gustaba todo: ¿cómo no sentir atracción por unos escoceses que habían avanzado un sencillo titulado State of art, “Estado del arte”, donde los arreglos de cuerda eran cosa de Paul Buckmaster, el mismo que había puesto su rúbrica en el tratamiento camerístico de Space oddity(Bowie), Tiny dancer (Elton John) o el Moonlight mile de los Stones? Friends Again admiraban a Bowie y a Big Star, habían sido teloneros de sus no menos maravillosos The Bluebells, seguían de cerca las enseñanzas de Edwyn Collins al frente de Orange Juice y recordaban en más de una ocasión a otro jovenzuelo escocés de genio instantáneo, Roddy Frame. Los característicos solos de guitarra con una nota mucha veces repetida que Frame impulsó en Aztec Camera se remedaban en Lullaby No. 2, otro de los temas de Friends Again que debió de hacerse muy popular y se quedó en éxito más que relativo. Como Lucky starSouth of loveMoney at the core, canciones enormes, efervescentes, a las que la diosa fortuna no premió con grandes ventas. Cuando Trapped and unwrappedvio finalmente la luz, a finales de 1984, ni siquiera sabíamos que la banda había dejado de existir. Pero queda el recuerdo eterno de su pop sibarita, de Grant pellizcando las cuerdas y de un jefe de filas, Thomson, que devoraba cuantos libros de Tolstoi, Nabokov, Kafka o Camus caían entre sus manos. Cuentan que James era más de Yeats. Menuda alianza bella.

 

Postdata:Trapped and unwrapped ha permanecido fuera de la circulación durante décadas y algunos teníamos el vinilo ya francamente desgastado. Ahora Cherry Red Records (¡benditos sean!) acaban de recuperarlo en una edición integral en doble CD, que incluye no solo el disco original sino las versiones extendidas de sus sencillos, las caras B, maquetas, rarezas varias y, más importante aún, la última sesión de Friends Again antes de dar el portazo definitivo, con varias canciones que no llegaron a ver la luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *