Body and soul representó una conmoción incluso en el muy efervescente 1984; aún hoy, tanto tiempo después, en muchos aspectos lo sigue pareciendo. El británico había irrumpido en 1979 con el desparpajo new wave de los fabulosos y prácticamente correlativos Look Sharp! y I’m the man, y todos pensamos que se convertiría en el complemento perfecto para ese triunvirato rutilante que integraban Elvis Costello, Nick Lowe y Graham Parker. Pero por la mente intrincada de este caballero fluían otros nutrientes mucho más insospechados: el reggae de Beat crazy (1980), la aproximación a las big bands con Jumpin’ jive (1981), el regusto de salsa neoyorquina en Night and day (1982). En esa competición desaforada consigo mismo, este Cuerpo y alma era ya el sexto disco de un hombre que aún no había cumplido los 30 años y que practicaba una pirueta todavía mayor de las antes referidas: esa misma portada a solo dos colores, con el saxo como icono central, ya avisaba del amor por el jazz noctámbulo, complementado con sabias dosis de funk y ritmos latinos. Jackson era ya un perfeccionista, un obseso meticuloso, y su empeño por alejarse de las producciones sintéticas y robotizadas que proliferaban de aquella le condujo hasta un viejo estudio neoyorquino de piedra y madera, casi siempre empleado para discos de música clásica. Si las nueve canciones del lote son extraordinarias, el sonido de todo el disco, ya desde los metales a degüello para la apertura de The verdict, resulta demoledor. Joe dominaba todos los palos, desde la balada arrolladora (Be my number two) al optimismo a lo Motown de las sucesivas You can’t get what you want y Go for it o el chachachá de la insospechada Cha cha loco. Incluso había hueco para un instrumental espléndido, entre clásico y latino, ese Loisaida que se refería en el título a la pronunciación desaseada de Lower East Side por parte de la población hispanoparlante. Y aún nos quedaba un dúo chico-encuentra-chica junto a Elaine Caswell en Happy ending, tan encantadora que parecía escrita dos décadas antes. Joe Jackson ha seguido edificando una obra caleidoscópica, pero pocas entregas suenan tan contemporáneas como esta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *