Una confesión previa. Prefab Sprout es una de mis, yo qué sé, cinco o diez bandas favoritas de todos los tiempos, por lo que acaso las líneas que ahora sigan no encajen en los ideales de subjetividad. Y agrego alguna vivencia personal, por esta vez. Recuerdo comprar un ejemplar en casete de “Steve McQueen” (1985) por 200 ridículas pesetas (traducción para jovenzanos: 1,2 euros) en el Alcampo de La Vaguada, y aún hoy le estoy agradecido al operario que se hiciera un lío al colgarle el precio a aquella soberana preciosidad. También me viene a la memoria el día que adquirí “Andromeda heights”, en 1997, el año más emotivo de mi vida. Paddy McAloon lleva siete años sin dar señales de ídem y yo ya le daba por desaparecido, así que fue escuchar “Electric guitars”, taaaan nostálgica, e inundarme en lágrimas. Todo esto es para contar que “From Langley Park…” ni siquiera es mi disco favorito de PS, pero estamos celebrando su cumpleaños número 30 y lo adoro. Porque nadie, nadie, nadie salvo Paddy podría escribir el demente estribillo “Hot dogs, jumping frogs, Alburquerque”. Porque “Cars and girls” tiene tanta guasa que en Galicia lo llamaríamos retranca. Por la armónica de Stevie Wonder en “Nightingales”. Porque “The golden calf” sería un single de libro en cualquier disco menos poderoso que este. Por el inusitado homenaje final al góspel, con “The Venus of soul kitchen”. Porque no se puede adorar tanto Nueva York como tarareando “Hey, Manhattan!”. Por todo, caramba. Todito todo.

One Reply to “Prefab Sprout: “From Langley Park to Memphis” (1988)”

  1. Aún recuerdo la primera vez que escuché este disco completo. Fue un redescubrimiento de la música anglosajona y aún hoy lo sigo escuchando en vinilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *