Nunca quedarás bien ante tus amigos si admites que en algún momento de tu vida escuchaste a Toto. Yo, que a estas alturas soy un desvergonzado, lo asumiré aquí, aunque sea con matices. Toto representaban (y lo representan aún: las canas no les han impedido seguir en danza) la quintaesencia del AOR, grandilocuentes y atildados a partes iguales. Y con sus buenas gotitas de ñoñería en esas canciones de amor dedicadas siempre a mujeres cuyos nombres acababan en A (“Rosanna”, “Holianna”). Todo lo antedicho es tan cierto como susceptible de estomagar, pero este segundo disco de la banda, contra toda lógica o pronóstico, no solo era solvente sino que mantiene muy bien el tipo cuatro décadas después. Sobre todo la cara A, con un tema central extenso, ambicioso y sugerente, casi sinfónico; un “St. George & the dragon” musculoso, seductor( y esa casi balada, “99”, que aún resulta muy grata, sobre todo si no le prestamos demasiada atención a su delirantes versos principales: “Noventa y nueve, te quiero (…) Tú sabes que te quiero, noventa y nueve”. En el lado B podemos saltarnos “All us boys”, pero “Mama” recupera el pulso con su espléndida interpretación vocal y “A secret love” es una coda etérea e inesperada, casi una caricia de sintetizadores para la ensoñación. Toto venían de un debut enormemente exitoso, del que “Hold the line” sigue sonando millones de veces, y desembocarían en un tercer álbum espeluznantemente malo, “Turn back”. Pero, sorpresa, este “Hydra” se conserva mejor de lo que te crees.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *