Aaaahhh, cuánto ha llovido. Los Doobie Brothers fueron uno de mis primeros grupos favoritísimos, aunque, visto desde ahora, pueda parecer una predilección ligeramente extravagante. Los programaba mucho en Área reservada el añorado Antonio Fernández, sospecho que entonces aún en Radio Juventud, y esa era una banda sonora cotidiana muy plausible para una casa con un hermano diez años mayor que tú. Ni siquiera acababa de entender qué demonios significaba aquello de Hermanos del Canuto ni existía ningún Word Reference en línea, pero What a fool believes? había sido en 1978 un exitazo colosal y este disco lo aguardábamos todos con aquella avidez de cuando las cosas se hacían esperar. One step closer, que acabaría siendo el último álbum en estudio de aquella formación, se intuyó ya desde el primer momento como una entrega endeble, decadente, mustia; un tiro por la culata. Yo lo escuché tantos millones de veces -gracias a aquel casete que me regaló mi madrina- que le tengo mucho cariño, más si le sumamos esa extraña fijación por los renglones torcidos y las obras menores, por esos hijos con menos don de gente a los que sus hermanos más pintones terminan eclipsando a ojos de las visitas. El problema pudo radicar en que a esas alturas los Doobie se habían convertido casi en la banda de acompañamiento de Michael McDonald, un fichaje accidental en 1976 que acabaría eclipsando a Pat Simmons, Tom Johnston y compañía; los tipos que habían dado el callo desde el comienzo de la década y alumbrado algunos discos (Toulouse Street, The captain and me) grandes como castillos. Aquí, Real love intentaba seguir la estela de What a fool believes y el espléndido tema central, la de Minute by minute. Mientras, el recién fichado saxofonista Cornelius Bumpus (que provenía de… ¡Moby Grape!) aportaba Thank you love. Pero la cara B encerraba dos joyas hoy olvidadas de McDonald, Keep this train a-rollin y la deliciosa One by one. Buena gana de perdérselas. Y qué rica mañana recordándolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *