No sé cuántas veces habré escuchado este disco, pero muchas. Muchísimas. Un centenar o más, con seguridad. Tampoco se me ocurrirían demasiadas alternativas mejores para el reproductor de mi salón en caso de que me avisaran de una inminente pérdida de la función auditiva y los dioses solo me concedieron 45 minutos postreros de deleite musical. Transcurrido ya su buen medio siglo desde esta grabación, no me imagino a muchos artistas británicos contemporáneos que pudieran registrar ahora mismo una colección tan bárbara, arrolladora, fascinante y revolucionaria. En realidad, solo se me ocurre confiar en una nueva fase de estado de gracia para Richard Thompson, que ya andaba por estos surcos. Aquellos primeros Fairports eran una conmoción, unos muchachitos tocados por la gracia, el talento y el desparpajo. ¿Cómo unos veinteañeros recién llegados se atrevieron a publicar un álbum en cuya portada no aparecían ni su nombre ni el título, y cuyos protagonistas no eran ellos sino los padres de la cantante? Hablamos de los progenitores de la añorada Sandy Denny, entonces casi una recién llegada que aquí, además de algunos de los momentos más narcóticos y fascinantes del folk-rock británico, entregaba una de las canciones originales más sobrecogedoras de todos los tiempos: Who knows where the time goes?. Un también jovencísimo Thompson ya era un revolucionario salvaje de la guitarra eléctrica: Genesis hall es una apertura imbatible, pero es que los 11 minutos de A sailor’s life emparentaron la música hindú y la británica casi dos décadas antes de que nadie acertase a pronunciar el término world music. Añadamos tres originales de Dylan, entre ellos una inesperadísima versión en francés y con deje casi cajún de If you gotta go, go now (aquí, Si tu dois partir), y redondearemos uno de los mejores álbumes de finales de los sesenta. Que es como decir de la música popular. No tardaría en llegar el mítico Liege & lief, con FC más escorados ya hacia lo folclórico. Y siguieron siendo fantásticos, ¡ojo!, en esa faceta durante algún tiempo, como mínimo hasta 1977. Pero el pellizco, la sacudida de la electricidad los hacía en 1969 sencillamente únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *