A nadie se le ocurrió conmemorar (y lejos ello de ser un reproche) el trigésimo aniversario de este Islands, un álbum con el que en 1987 aún Mike Oldfield daba que hablar y del que todo el mundo recordará su homónimo primer sencillo. Lo cantaba Bonnie Tyler, que no pegaba mucho, y hoy suena casi tan entrañable como barroco. En realidad, puede que Islands fuera el primer disco de Oldfield que no nos entusiasmó ni a los entusiastas, entre los que un servidor se encontraba desde los tiempos de las chancletas y el pantalón corto. Tres décadas más tarde, y ojalá que la nostalgia no nuble las entendederas, la indulgencia parece mejor opción. Había todavía ingenio y chispa en estos surcos, aunque solo fuera por dos canciones excepcionales que no suelen rescatarse en ninguna antología: la contagiosa Flying start, un divertimento junto a ese viejo amigo que era el hoy añorado Kevin Ayers, y la etérea y preciosa North point, joya de pulso planeante que ahora encasillaríamos bajo el epígrafe de dream pop. Y luego estaba la consabida pieza instrumental que recorría toda la cara A, The wind chimes, que en su momento no llamó la atención a casi nadie y hoy redescubriríamos como un ameno maridaje entre Taurus II y Crises, las respectivas caras A de los álbumes Five miles out (1982) y Crises (1983), con algunos bucles sonoros muy, muy atractivos. Un disco de 1987 producido junto a Geoffrey Downes tiene muchas cartas para el engolamiento, y Islands en buena medida refrenda esa sospecha. Pero lo he disfrutado, de veras, tanto tiempo después. Y le he descubierto su lado más entrañable y alentador, sobre todo teniendo en cuenta que en 1989 le sucedería el horroroso y muy decadente Earth moving. Esa ya sí que es otra historia.

2 Replies to “Mike Oldfield: “Islands” (1987)”

  1. “Islands” me parece todavía un buen disco per se. Me lo compré y disfruté. De hecho, exceptuando lo que para mí es su obra maestra total, “Amarok”, a partir de aquí todo lo que escribió, produjo y publicó Oldfield me parece prescindible (puedo decir basura?). Sus últimas 3 ó 4 (no lo sigo ya) entregas me producen sonrojo y vergüenza ajena.
    No valen ni para música de fondo en los ascensores de unos grandes almacenes. En fin, a mí “Islands” me valió; el instrumental tiene enjundia y los temas cortos están bien.

  2. ¿Para cuándo un otro udadclassic de Wishbone Ask, después de la del Argus del 06/10/2018?
    La cassette de “Live Dates” la castigué en mis año junior,y ahora en los “junior” del 65 me encanta todavía. Para muchos, creo, sería un descubrimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *