Conocí a Kathryn Dawn Lang con este disco, el último de sus Reclines, que llegó a mis manos como regalo de cumpleaños aquel mismo 1989. Desconocedor del contexto y los antecedentes, era fascinante (y desconcertante) descubrir ese rostro orgulloso y andrógino en la portada: k.d. sostenía su sombrero vaquero en un paisaje eminentemente campestre, pero parecía claro a simple vista que no nos encontrábamos ante una seguidora de Dolly Parton o Emmylou Harris. El caso es que “Absolute…” resultó ser absolutamente fantástico, lo bastante como para que, casi tres décadas después, me vengan a la cabeza muchas de sus melodías con solo releer sus títulos: la majestuosa apertura de “Luck in my eyes”, el refinamiento a golpe de violín de “Big boned gal”, el pellizco rockabilly para “Didn’t I”, la fiesta en “Walkin’ in and out of your arms” pero también la devastación de “Trail of broken hearts”. En tiempos muy anteriores a Google, aún me llevó alguna indagación descubrir las claves de esta canadiense fabulosa: lesbiana y vegetariana en un mundo eminentemente conservador, rendida admiradora de Patsy Cline, cómplice de Roy Orbison en aquella emotiva lectura a dos voces de “Crying”, autora ya de algún otro gran disco vaquero (“Angel with a lariat”) y del crepuscular y delicadísimo “Shadowland”. Todo lo que ha venido después (incluso aquella portada tan guasona y morbosa con Cindy Crawford para “Vanity Fair”) quizá haya sido aún más interesante, pues k.d. se desligó del country para erigirse en verso definitivamente libre. Pero “Absolute…” era una pequeña gran revolución, un terremoto en los cimientos de Nashville. Ben Mink, productor y coautor de muchas piezas, tendría una buena parte de responsabilidad. Pero la gran culpable fue Kathryn Dawn. Qué tía tan valiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *