Los seguidores de Jethro Tull suelen dividirse entre quienes adoran Aqualung (1971) y los que se decantan por Thick as a brick (1972), una dicotomía de la excelencia muy frecuente en tantos otros casos (¿Astral weeks o Moondance? ¿Tubular bells o Ommadawn? ¿Selling England by the pound o The lamb lies down on Broadway? Ian Anderson siempre fue el jefe de filas más estrafalario, sarcástico y trovadoresco entre las hordas sinfónicas, pero tras sesudos álbumes intelectuales, relativamente incomprendidos en el caso de A passion play (1973), optó por concederse un disco de canciones. Y eso, en años aún de grandiosidades, épica y mucho énfasis para todo, era casi sinónimo instantáneo de obra menor, incluso antes de tomarnos la molestia de que la aguja se adentrara por el primer corte de la cara A. En realidad, quedaba algo de trasfondo conceptual en esta entrega, una especie de alternativa algo más ligera al discurso sobre Dios, demonio y muerte que ya hilvanaba A passion… Pero por lo que preservaré amor eterno hacia este Niño de la guerra es por su maravillosa cara B, que se inauguraba con el porte pastoral de Skating away on the thin ice of the new day y proseguía con la exótica, sabrosa y extremadamente sorprendente Bungle in the jungle. A todo esto, David Palmer se había sumado al barco de los Tull como arreglista orquestal, una faceta en la que sobresale aquí lo suficiente como para que Anderson, siempre tan en primera línea de protagonismo, le cediera el personaje de Dios en la disparatada foto grupal (músicos, novias, ejecutivos discográficos…) de contraportada. Ladies era un prodigio bucólico, Back-door angels servía de contrapeso y la excelente pieza central era recreada casi al final, como en un espejo del Callejón del Gato, con The third hoorah. Aún quedaban buenos discos de los Tull, pero los excelentes acabaron aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *