Le ha llevado casi tres décadas atreverse a dar el paso. Pero al final ha sucedido. Y es maravilloso. Raúl Malo, al frente de esta máquina del country con sabor retro, redobla la versatilidad de los Mavericks poniéndolos al servicio de sus orígenes cubanos y manufacturando la página más valiente y sorpresiva del ya extenso y venerado historial de la formación. En español es exactamente eso, el tributo de Malo y los suyos al idioma en el que vivieron y amaron sus abuelos. Y es, también por su parte, una desprejuiciada declaración de compromiso hacia la música latina en una concepción bien amplia. Con fuertes elementos de tex mex en no pocas ocasiones (los admiradores de Calexico disfrutarán mucho), pero sin miramientos ni apriorismos al respecto.

 

Admitámoslo desde ya, y que no se asuste nadie. La versión de Me olvidé de vivir, el original francés adaptado al castellano por Julio Iglesias y Ramón Arcusa (Dúo Dinámico) en 1978, es uno de los indiscutibles momentos culminantes del lote, sobre todo gracias a unos arreglos que parecen un homenaje en toda regla a Everybody’s talking, de Nilsson.

 

Parece probable que este En español represente un reto, y hasta un sobresalto, para las huestes yanquis de The Mavericks, por cuanto el alejamiento del sonido clásico de What a crying shame (1994) o Trampoline (1998) es ciertamente estratosférico. Pero Raúl tiene la base de operaciones en Miami, no en Nashville, y eso puede que contribuya a que su visión siempre haya sido más ecléctica que canónica. Por eso es tan disfrutable En español, al menos en cuanto nos liberemos de posibles ataduras mentales. Porque la voz de Malo resulta poderosa y natural a un tiempo, soberbia las más de las veces. Porque la banda nunca pretende avasallarnos con sus múltiples galones, sino ponerse al servicio de las canciones y arroparlas con un cálido aliento acústico (los acordeones fronterizos, con Flaco Jiménez como invitado adicional en el caso de No vale la pena, son siempre deliciosos). Y porque ya no nos acordábamos, honestamente, de Gigliola Cinquetti cantando Cuando me enamoro, pero ahora corremos el riesgo de volver a tararearla para el resto de nuestros días. Y ríanse ustedes de los placeres culpables.

 

Otros redescubrimientos notables son el bolerazo Sombras nada más, con unas guitarras twang que para sí quisiera Chris Isaak, o ese fascinante cruce entre el country y el son cubano que es La sitiera. Pero, aún mejor que todo ello, el propio Raúl Malo se integra con todas las consecuencias en el juego al firmar para la ocasión hasta cinco temas propios bajo las premisas de esta oda latinaPoder vivir es, sin ir más lejos, una ranchera de una pieza. Pero el ejemplo máximo de que Malo se siente en su salsa lo constituye Recuerdos, puro esplendor romántico. No le busquen etiquetas; solo disfrutémoslo, porque poca gente canta con menos esfuerzo y tanto gusto.

5 Replies to “The Mavericks: “En español” (2020)”

  1. Raul , su música, su estilo, su voz de terciopelo, y su sonrisa inigualable, su humildad, le ha ganado millones de fans por el mundo Europeo y por su país natal, Estados Unidos. Este joven de padres exilados cubanos, aprendió y disfrutó de todo tipo de música, y con ello sus gustos musicales se ampliarían de tal forma que las compañías disqueras de Nashville no sabían que hacer con este genio musical que deseaba demostrarles que la música no tiene límites, no tiene barreras, por fin Raúl Malo, con su compañía Mono Mundo ha logrado su
    Propósito, escribiendo, dirigiendo, cantando y produciendo el maravilloso disco :
    “En Español” alcanzando el #1 en todas las clasificaciones importantes de su amado idioma, el español. Y como bien dice Raul lo que diría su padre: “nuestro dinero nos costó una educación bilingüe, pero
    Chico, como buen Martinez-Malo tenía que saber requetebién el idioma de sus padres y abuelos, y con la doble suerte de haber heredado la voz de su otro abuelo por el lado de su madre, estaba completo para la pelea, Y ahí están los resultados. Dios te Bendiga Raúl por el orgullo que nos das a todos los amantes del idioma, de la música tan bella que has traído a todos tus fanaticos y al mundo para deleitarnos con tu obra maestra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *