Puede que no sean muchos los aficionados dispuestos a reconocer sin preámbulos una cierta debilidad por Level 42, banda que tendemos a asociar con esa faceta más banal, sobreproducida y exhibicionista que algunos atribuyen a la década de los ochenta. Si la sugerencia para rescatar el legado es un disco en directo, quizá las muecas, espasmos y demás gestualidades de nuestros interlocutores abonen aún más el escepticismo. Pero este A physical pressence (un título que siempre me pareció precioso, por cierto, para una entrega grabada sobre los escenarios) supone una deliciosa demostración de fuerza y criterio por parte de una formación a la que conviene restaurar sus méritos evidentes más allá de nuestros remilgos. Faltaban pocos meses para que los de la Isla de Wight asaltaran definitivamente los cielos de las listas con Something about you,y un par de años para Running in the family, el disco que con seguridad acabaría comprándose tu hermano mayor, así que el cuarteto aún se movía por locales medianos. Y fue ahí, con el público apiñado, ofreciendo su calor y sudor desde las primeras filas (a veces se le oye demasiado), donde se fraguó este doble LP en vivo, 90 minutos exactos, un canon perfecto para la era del vinilo. Y es ahora cuando nos toca admirar la habilidad de Mark King para erigirse en líder con un bajo entre las manos, y convertir su técnica de tapping, la percusión de la cuerda con el pulgar, en paradigma para una banda con aspiraciones comerciales. Pero Level 42 eran más que eso, y ningún lugar como este para cerciorarse. La banda suena próxima a los postulados del jazz-fusión de la época, desde Incognito a Mezzoforte, y por eso Love gamesse marcha hasta los nueve minutos de la mano de una endiablada introducción de bajo. La segunda voz del teclista Mike Lindup, mucho más aniñada, brilla como nunca, la huella de la escritura de Wally Badarou es muy evidente y canciones que pasaban casi inadvertidas en estudio, como Kansas City milkman, resultan ser proteína pura. No nos excedamos de pacatos y hagamos la prueba.

 

 

One Reply to “Level 42: “A physical presence” (1985)”

  1. En el concierto de Police en el Román Valero, 1983, sonaban de fondo mientras se esperaba a que saliera el trío. O eso me dijeron cuando pregunté por quiénes eran los que sonaban. Era una canción que me parecía absolutamente de Pages, luego transformados en Mr. Mister. Busqué esa canción en todos los discos de Level 42 y no la encontré. Tampoco la misma buena sensación que me produjeron en el estadio del Mosca. Con menos punch, querían acercarse a Toto o a Pages. No creo que te llegara nunca esa increíble banda californiana, pero Mr. Mister seguro que sí. Algún día tendrás que sacarlos por aquí y estoy seguro de que lo harás bien, pero es todo un reto, me da la sensación. Estaremos atentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *